viernes, 8 de enero de 2010

Cabezas de cera

(CDC II)
E
s un grupo musical mexicano con más de diez años de trayectoria que, si bien se niega a catalogarse como rock progresivo, presenta una gama de sonidos nuevos que mezcla recursos electrónicos con jazz, rock, música folclórica, entre otros.

Un detalle característico del grupo es el uso de instrumentos poco convencionales, como el Chapman Stick o el Wind MIDI, y de algunos de creación propia, como es el caso del charrófono y la jarana prisma.
Son, para mi muy particular punto de vista, una de las mejores y más originales propuestas musicales nacionales e internacionales.

Los integrantes son:
Ramsés Luna - Alientos
Francisco Sotelo - Percusiones

Mauricio Sotelo - Cuerdas
Edgar Arrellín - Diseño de audio

En los siguientes videos hay dos canciones que muestran claramente el gran contraste que puede encontrarse en sus creaciones: Pretexto a un texto fragmentado, de matices estruendosos y caóticos, y Laberinto en un palomazo que se aventaron para la página electrónica del Vive Latino, la cual presenta un sonido mucho más relajado y algo hipnótico.

Pretexto a un texto fragmentado



----------------------------------------------
Del álbum Cabezas de Cera (2000)
Video: ROD Gestión Gráfica
Lyrics. El texto fragmentado pertenece
a Regreso a la misma ciudad y bajo la lluvia de Paco Ignacio Taibo II. Las letras dicen:


La ciudad que uno posee no es la que otros tienen.
La de uno, la propia, tiene los postes de luz en el lugar equivocado.
----
-¿Cuántas veces te has muerto tú?
-Uhm -dijo la muchacha de la cola de caballo y lo negó con la cabeza.
-Yo sí. Muchas.
Ella repasó con el dedo las cicatrices que le hacían dibujitos en el pecho.
----
Quizá la ciudad personal tiene parentezcos con las otras:
La miseria, el desempleo, la falta de pudor del poder que miente electrónicamente, el precio de la gasolina, la nube negra que viaja del noroeste al suroeste, la mala música de los vecinos del siete.
----
-No, no las cicatrices; no digo eso. Digo dormir, ponerse a dormir y morir de nuevo. Cien, doscientas veces en un año. Estar seguro de que el primer sueño está dedicado a morirse otra vez... Eso. El primer puto instante del sueño, no es sueño, es volverse a morir.
-Sólo se muere una vez.
-Eso lo habrá dicho James Bond. Se muere un montón de veces. Puta madre. Sé lo que... A veces quisiera poder dormir con los ojos abiertos para no morir. Si duermes con los ojos abiertos nunca podrás morir.
-Los muertos se quedan con los ojos abiertos -dijo ella tras una pausa, dándole la espalda. Tenía las nalgas redondas y brillantes, como los verdes de los árboles de enfrente.
-Esos muertos se mueren sólo una vez. No. Yo hablo de morir muchas veces. Dos o tres veces por semana por lo menos.
-¿Cómo es tu muerte?
...........................

Laberinto

------------------------------------------------
Del álbum Hecho en México (2007)

1 comentario:

Karen dijo...

Hey!! rifa mucho tu blog.... lo visitaré continuamente, que estes muy bien, sigue así ;)